Archivo del sitio

¿Cómo determinarías la altura de un edificio con un barómetro?

   Ante esta pregunta, un estudiante de Física respondió lo siguiente:

 –> Me subo al edificio, arrojo el barómetro desde la azotea y cronometro el tiempo que  tarda en llegar al suelo.

Efectivamente, con estos datos se podría calcular la altura del edificio utilizando  las ecuaciones del movimiento de caída libre pero los profesores se referían a otra cosa y le exigieron otra solución.

–> Segundo intento: subo al edificio, ato el barómetro a una cuerda, lo dejo bajar hasta la calle y mido el largo de la cuerda.

Esta respuesta tampoco gustó a los profesores y pidieron una solución más física:

–> Tercer intento: subo al edificio, otra vez con la cuerda,  bajo el barómetro hasta una altura un poco superior al suelo y la hago oscilar de un lado a otro como un péndulo. Con la duración de las oscilaciones se puede calcular la altura.

–> Cuarto intento: Espero a que amanezca, determino las longitudes de las sombras del edificio y del barómetro, y con fórmulas trigonométricas, a partir de la altura del barómetro deduzco la del edificio.

¿Saben quien era el alumno? El físico danés Niels Bohr, premio Nobel de física en 1922 por sus trabajos sobre la estructura atómica y la radiación.

¿Y por qué Niels Bohr no respondió la pregunta haciendo uso de la relación entre presiones barométricas (del suelo y azotea del edificio) y la diferencia de altura, tal como esperaban sus examinadores?

Por supuesto que  Bohr conocía dicha expresión pero era un estudiante de ciencias, y como tal, consideraba mucho más importante pensar y ser creativo que dar una respuesta fácil que sabía de memoria.

Anuncios